13 de octubre de 2014

El Blog

Hola a quienes me leen o me conocen, que habrá a partes iguales porque seguramente son ambas cosas.

Como habréis visto he ido "mejorando", cambiando la "skin" por ejemplo, y digamos que en general el decorado con que este teatro de mis relatos se pasean. Ya no es una "senda", como empezó, prácticamente, estéticamente; ya ni siquiera hay poesía, en la cual me inicié. Tampoco se ven, pero sí que están..., mis viejos relatos: quizás alguno reaparezca; mi siempre cometido de mejorar ahí está, aunque ahí queda igual..., en el olvido. 

Tengo mis proyectos: esos articulillos, por ejemplo. Quisiera hablar de ello, ya que estamos. Empecé gracias a FJe y uno de sus miembros: Andreu, al que le agradezco eso: reaccionar contra mí mismo. -Ahora mismo necesitaría, la verdad, otro repulsivo, pues ando otra vez de "bajón" (lo cual es para tema aparte)-. Pienso seguir, aunque posiblemente más lento: aquí no ha habido comens, y en FJe es Andreu (o Andrés para los castellanohablantes más acérrimos) quien me ha comentado; así que, tampoco, salvo si me reta Andreu como ya ha hecho alguna vez -jaja, piensa Andreu; lo de Israel salió un poco por otro arrabal: me gusta, ya sabes, lo que me gusta; es mi forma de enfocarlo, muy de historiador-. Dicho esto, tenía que dejarlo también aquí claro. Espero también sacar otros temas; me gustaría que me los sacaseis, y espero darle mil formas de enfocarlo. También el lado "sentimental", como en el primero; luego se han vuelto más "técnicos", estructuralistas, y tampoco soy un amante de tal. Soltarme un poco: que es lo que se esperaría en el terreno sentimental, y quizás me sucede igual en el de la reflexión. Bueno, ¿qué se le va a hacer?; es mi defecto.

El resto de escritos, los relatos: he ido empezando muchas cosas... Sara no la acabé; y deseo sacarla adelante aunque sea un poco a malas maneras (por desgracia). Los relatos que he publicado, tengo que revisarlo: me lo prometí sobre todo con Sucesos, el que más arriesgado y más complicado he escrito quizás. Últimamente me siento repetir mucho...: debo necesitar, ya digo, un fuerte revulsivo. 

Como alguno que me conozca, sabe que ando en la universidad, y cuando comienza, me pierto en ella y me cuesta mantener la relación con la Red (ese ser invisible); y en parte lo necesito: lo siento, pero es así. Alguno sabrá que no ha sido un verano bueno: por x motivos; por y; por una z que se escurre; y el motivo de siempre, que me hizo a empezar a escribir, ese vacío... El vacío de motivaciones, de energías... Siempre he sido un luchador, a veces cobarde, otras he sacado un poco de valor, y me ha costado no rendirme como rendirme del todo (porque, ¿para qué todo lo que hecho, por tanto...?). ¿Quién no ha tenido, por lo que ha querido, amado tanto, como lo es para mí la Literatura (aunque bien podría ser para otros aspectos...), ganas de abandonar y dejar a otro que la ame de verdad? Bueno, en la literatura no es como el amor más convencional: no es una cosa de dos (o si es Holanda, como mucho tres -¡por Dios-). Aunque en parte sí: el escritor y sus escritos; pero, también hay que contar, están los lectores. Aun así: los lectores son producto, en general, no siempre..., de esa relación. Son el producto de esa relación; primeramente, eso sí; luego, es una cosa retroactiva. No sería nadie por quienes me han animado en algún momento; por quien me ha leído; por quien me ha leído y comentado; por quien además me ha hecho un comentario animándome; por quien me ha hecho una buena crítica; o quien ha sido constructivo, a los que quizás les debo estar aquí mejorando.

¿Y por qué esto?... Quizás necesitaba hacer un "recuento"; hacer un examen ante vosotros, si es que estáis. A veces cuesta seguir. Ahora, no sé, pero sí que tengo las intenciones de seguir en este noble oficio: según dicen que con una enorme tradicción. Muchos otros han querido imprimir en el recuerdo, en los sentimientos de alguien, en el "tiempo", etc., lo que sea. Como literato, he intentado seguir mi propia moralidad, y seguir lo que es la moralidad del escritor literato; pero es sobre todo: que os cree algo. Si no es así, estoy fallando, pues. Llegar a otras personas es muy difícil, y aún más: comprenderme mediante ellos. ¿Quién sabe?, ¿será posible? Ojalá. 

A todos los que les interesa; a todos los que me tiene cariño o lo que sea; a quienes les gustan mis escritos: yo sigo aquí.

Un saludo de Samuel.